AIKIDO

El Aikido es un arte marcial defensivo, desarrollado por el maestro Morihei Ueshiba a partir del deseo de que el individuo desarrolle su máximo su potencial física y mentalmente.
Uno de los significados de la palabra Aikido es “el camino para armonizar nuestra energía interior con la energía cósmica”.
La armonización comienza con uno mismo, en el trabajo diario de coordinar los movimientos del Aikido en el propio cuerpo, luego con los semejantes en la práctica con un compañero en el Dojo, armonización que se va trasladando imperceptiblemente por el practicante de Aikido a sus grupos de interacción: amistades, familia, trabajo, etc.
La práctica del Aikido desarrolla en la persona una buena postura corporal además de las nociones de equilibrio corporal-mental, flexibilidad, eje corporal, centrado en eje, sincronización y sincronicidad, resiliensia (en el caerse y levantarse constantemente), relajación corporal y calma mental, lo que hace al Aikido beneficioso para la vida cotidiana.

Siendo Aikido un arte defensivo, no se requiere de una personalidad agresiva para practicarlo y el practicante se convertirá en una persona fuerte y segura desarrollando potencia en sus movimientos.
El ambiente de práctica de Aikido es sumamente sano y cordial, debido a que no se desarrollan competencias y cada practicante aprende del otro, compartiendo alegremente las clases. El único deseo en Aikido es el de superarse uno mismo, no a otros. Esto provoca una apertura mental beneficiosa para la persona que lo practica, que se contagia en su entorno social. La intensa práctica produce relajación, bienestar y tranquilidad en las personas, lo que nos prepara para enfrentar desde otra perspectiva nuestros problemas cotidianos.
El Aikido es el Arte de la Paz, por cuanto sus técnicas, si bien efectivas, no son empleadas para destruir sino, en su caso, para persuadir al oponente a encontrar la paz.

En Aikido no hay competencias ni torneos y está imbuido de la filosofía Zen. La práctica produce la relajación y unificación de cuerpo y mente, disociada por los conflictos de la vida cotidiana. El Zen y la Via del Budo enfatizan la impermanencia de la vida y nos enseñan a estar en el momento presente, aquí y ahora. En última instancia, el guerrero libra sus batallas cotidianas contra sí mismo, intentando arrojar los engaños e ilusiones de la mente y pulir el propio ser, llegando a ser incondicionalmente presente. Los movimientos de Aikido son circulares, redirigiendo los ataques lineales en círculos, permitiendo la unificación con el atacante disipando toda agresión. El trabajo personal implica disipar los sentimientos o emociones negativas en nosotros.
Dentro de la práctica de Aikido también aprendemos a caer a salvo, de esa manera logramos una forma adicional de auto defensa y cuidado para nuestra vida diaria.

Las técnicas de Aikido jamás enfrentan fuerza contra fuerza, por lo tanto no es necesario ser fuerte para empezar; sin embargo a través de la práctica consistente uno se fortalece y adquiere calma, seguridad, confianza en si mismo, mejorando su autoestima. Ya que la práctica de Aikido siempre se realiza con un compañero, aprendes de otros a la vez que otros aprenden de vos. Esto crea un especial espíritu en el Dojo (lugar de práctica). En pocas palabras, Aikido es bueno para tu cuerpo, tu mente y tu corazón.
Y también es divertido!

morihei